4 beneficios de la risa según la ciencia

Frente a los beneficios de la carcajada para la salud hay muchos mitos, pero asimismo estudios que respaldan esta principio.
Reír es provechoso en cualquier acontecimiento. Pero de allí a señalar que abate el cáncer, como a veces se dice y se publica, hay mucho trecho.
Una cosa es cierta: cualquier práctica grata incide positivamente en la salud física. El equilibrio emocional contribuye a formar un mayor equilibrio corporal y recíprocamente.
Por eso, sería necio rebatir los beneficios de la risa concerniente al bienestar. Lo que no se debe ocasionar es exagerarlos.

Los chinos y los romanos emplearon las cosquillas como métodos de tortura. Sabían que todo exceso, incluso de risa, es negativo. Por contrapartida, la ciencia ha descubierto que las risas sanas y frecuentes sí generan grandes beneficios. Los siguientes son algunos de ellos.

1. Liberación de endorfinas, uno de los beneficios de la risa

La liberación de endorfinas es el mayor de todos los beneficios de la risa. Las endorfinas son conocidas como las hormonas de la felicidad, pues generan una sensación de bienestar físico y emocional.

Las psicólogas Tara Kraft y Sarah Pressman, de la Universidad de Kansas, publicaron un estudio en 2012 al respecto, en la revista Psychological Science. En él, prueban que la risa genera cambios químicos en el cuerpo y que esto da lugar una sensación de bienestar que se prolonga hasta 24 horas.

También se ha evidenciado que la risa provoca mayor producción de dopamina, otra sustancia que contribuye al buen estado de ánimo. Simultáneamente, inhibe la producción de cortisol, sustancia conocida como “la hormona del estrés”.

2. Fortalecimiento del sistema cardiovascular

Una tesis llevada a cabo por el catedrático Michael Miller, de la Universidad de Maryland (Estados Unidos), señala que otro de los beneficios de la risa es el fortalecimiento del sistema cardiovascular.

Miller hizo un ensayo con un conjunto de 20 voluntarios para probarlo. A este grupo se le hizo ver un film triste y rápidamente una cómica. Tras la película triste, se evidenció que el flujo sanguíneo era más escaso en el 70 % de los participantes. Posteriormente de presenciar la comedia, dicho flujo sanguíneoaumentó en una media del 20 % en todos los voluntarios.

Miller dice que la principal técnica de preservar el sistema cardiovascular es practicar ejercicio durante 30 minutos, al menos tres días a la semana, y reír 15 minutos regularmente.

3. La risa es analgésica

En 1976 se publicó un estudio en la revista The New England Journal of Medicine. Su autor era Norman Cousins, quien luego escribió un libro sobre el tema. En dicho estudio, Cousins afirmaba que trató una enfermedad muy dolorosa (espondilitis anquilosante) con episodios de “Cámara escondida”, vídeos de los Hermanos Marx y vitamina C.

Por su parte, la psiquiatra Margaret Stuber, de la Universidad de California UCLA, realizó algunos experimentos con niños. A ellos les pidió que metieran las manos dentro de agua helada. Comprobó que, si estaban viendo vídeos graciosos, toleraban mejor la experiencia y sentían menos estrés.

La propia producción de un mayor volumen de endorfinas hace que el dolor físico disminuya. Estas se consideran analgésicos naturales. En síntesis, está básicamente probado que uno de los beneficios de la risa es el de incrementar la tolerancia al dolor.

4. El sistema inmunológico y otros datos de interés

El sistema inmunológico es uno de los más sensibles a los cambios del estado de ánimo. Además, está probado que el buen humor fortalece las defensas del cuerpo. Por lo tanto, se cree que la risa contribuye a vigorizar el sistema inmunológico y a advertir infecciones. Hay indicios, no concluyentes, sobre otros beneficios de la risa.

Se dice que coopera a adelgazar, que mejora el aspecto del cutis, fortalece el sistema respiratorio, previene el insomnio, potencia la imaginación, mejora la memoria y mil cosas más.

No obstante no está probado, es muy laudable que contribuya, en parte, a todo ello. Los seres humanos desarrollamos la facultad de reír poco más tarde de nuestro comienzo. Desafortunadamente, a medida que vamos creciendo además perdemos progresivamente la capacidad de reír.

Mientras que un niño ríe en promedio 300 veces al día, los adultos lo hacen entre 15 y 100 veces. Tal vez necesitamos volver a ser niños de vez en cuando para optimizar nuestra salud.

Origen de la Nota

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *