Alimentación en diabetes tipo 2: ¿cómo debe ser?



 

La
alimentación en la diabetes tipo 2 es parte del tratamiento. Junto al ejercicio
físico y la medicación que dispone el médico, constituye uno de los pilares
para alcanzar resultados exitosos en el control de la glicemia.

Aunque la
diabetes es una enfermedad crónica, puede ser tratada con una alimentación
adecuada, actividad física acorde y con farmacoterapia. No sólo debemos
concentrar nuestros esfuerzos en los medicamentos.

Como ya
sabemos, la diabetes es una patología que puede aparecer porque el cuerpo se
auto ataca y el páncreas pierde la capacidad de producir insulina. O bien se
puede desarrollar a través de estilos de vida inadecuados que, con el pasar del
tiempo, alteran la producción y el uso de la hormona.

Considerando
que la diabetes se puede manifestar de diferentes formas, debemos tener en
claro que el tipo 2 es la forma más común de la enfermedad, y se asocia
a la acumulación excesiva de grasa abdominal, obesidad e inactividad física.

 

La alimentación en la diabetes

Se debe
tener en cuenta que la correcta alimentación es uno de los pilares
fundamentales para tratar esta enfermedad. No sólo buscamos el descenso de
peso, sino también el control de las glucemia y la prevención de futuras
complicaciones.

No
debemos olvidar que una persona que llegó a desarrollar diabetes tipo 2 tiene
alteración en el metabolismo de los hidratos de carbono, de proteínas y de
grasas.

Como
primer medida, se busca la reducción de las calorías para intentar
normalizar el peso. Además de esto, es fundamental el fraccionamiento de la
alimentación. lo ideal es realizar 5 comidas diarias. Es decir, concretar
desayuno, almuerzo, y cena, agregando dos colaciones entre estas comidas.

Establecer un horario

Implementar
horarios que se adapten a cada uno es lo que va a permitir cumplir la
alimentación del día. El objetivo de esto es evitar que pasen muchas horas sin
comer, así mantenemos los niveles de azúcar en sangre normales. También
prevenimos la hipoglicemia

En
algunas personas, donde la alteración de glucosa es muy complicada, es
conveniente agregar una colación nocturna.

 

Es muy
importante que el diabético tenga horarios para la alimentación, evitando comer
en momentos atípicos

 

Cuidar de los hidratos de carbono

El
enfoque debe estar dirigido hacia el tipo de hidratos de carbono que se
consumen, considerando que son fundamentales en el control de la glucemia,
puesto que determinan hasta un 50% de la  respuesta glicémica

Los
cereales integrales, legumbres y tubérculos se consideran  las principales
fuentes de hidratos en la dieta. No sólo son ricos en almidón, sino que también
contienen vitaminas, minerales y fibra. Su porción ideal es de un cuarto del
plato.

En
relación a la fruta, la recomendación actual es aumentar el consumo, seleccionando
las que tengan bajo índice glucémico, y siempre que se pueda, consumirlas
con su cáscara, sin olvidar que es aquí donde está la fibra.

Evitar el descenso de glucosa

Como ya
mencionamos, el descenso de glucosa puede aparecer en cualquier momento, por
eso es recomendable tener siempre a disposición algún alimento, como
fruta o dulce. Se debe consumir cuando el paciente detecta que está teniendo un
bajón glucémico.

El conteo
de hidratos de carbono es una herramienta sumamente eficaz para prevenir, y
debe trabajarse de la mano de un profesional.

Alimentos que sí se incluyen en la dieta de la
diabetes tipo 2

Además de
los ya mencionados, se pueden consumir:

Vegetales:
deben ocupar la mitad del plato.
Lácteos:
sin
azúcares o con endulzantes aptos, prefiriendo los bajos en grasas.
Carnes
magras, huevos y queso.
Semillas,
frutos secos y aceites.Suplementos naturales, que ayuden a regular los niveles de glucosa naturalmente como la Formula D Costavolcano
Productos
enlatados: sin azúcar agregada.
Mermeladas
y dulces: con edulcorantes permitidos en muy pequeñas porciones.

Hidratación

Un
aspecto que no se debe descuidar es la hidratación. Por lo general, las personas
con diabetes sufren de poliuria (aumento en la cantidad de orina), por eso
es fundamental tomar agua a lo largo del día.

Se
permiten también aquellas bebidas libres de azúcares, infusiones como el té,
mate o café, siempre que sean endulzadas con edulcorantes permitidos.
Ocasionalmente, pueden consumirse bebidas de frutas rebajadas con agua.

La
hidratación es parte considerable de la dieta en la diabetes tipo 2

¿Qué se debe evitar?

Alcohol: porque
tiene un alto poder hipoglucemiante, sobre todo cuando no se consumen
alimentos.
Tabaco: ya
que no sólo daña a cualquier persona, sino que en diabéticos las
alteraciones en la sangre y vasos sanguíneos puede tener consecuencias a
largo plazo.
Exceso
de sal: no olvidemos que, al igual que el tabaco,
puede aumentar la presión sanguínea.

Alimentación programada como clave

En
conclusión, la alimentación programada es uno de los pilares del tratamiento de
la diabetes tipo 2. Sin ella es difícil lograr un control metabólico,
aunque se utilicen medicamentos hipoglucemiantes. En muchos casos, junto al
ejercicio, constituye la única medida terapéutica.

Fuente: Mejorconsalud.com



Origen de la Nota

قالب وردپرس

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *