IMPORTANTE PARA TI Y TODOS TUS SERES QUERIDOS Creer es #Salud

Creer es Salud

Artículo Públicado en la Revista “LA GUÍA DE TICKET MASTER” Febrero 2011

La diabetes mellitus es uno de los problemas de salud pública que demandan la atención de los profesionales interesados en la prevención y manejo de este padecimiento que ocupa las primeras causas de muerte y sufrimiento en una población en transición al envejecimiento, en donde cada vez habrá menos niños y jóvenes y más adultos y personas mayores.
Por tal motivo, es fundamental hacer estas preguntas a los lectores:
¿Les gustaría detener el deterioro del envejecimiento?
¿Les interesaría saber cómo evitar la diabetes y otras enfermedades crónicas?
¿Les gustaría conservarse sanos, activos, jóvenes y llenos de vitalidad?
¿Les gustaría llegar a la profundidad del conocimiento en lo más íntimo de nuestras creencias?
Si usted es diabético o tiene familiares diabéticos ¿estaría interesado en saber cómo ayudarse usted mismo y como apoyar a sus seres queridos?
Se trata de prevenir y/o abordar esta enfermedad entendiendo al cuerpo como un organismo que también
responde a cuestiones psicosomáticas. Para el caso es muy recomendable el enfoque novedoso de educación para la salud basado en la neurolingüística que, con toda seriedad y oportunamente, ofrece el Dr. Joaquín González Aragón, Médico Geriatra Certificado, pionero de las Ciencias del Envejecimiento, Fundador y actual Director del Instituto Mexicano de Estudios en Longevidad (IMEL).

Autocontrol
En ciclo de seminarios Creer es Salud del Dr. González Aragón, se abordará un nuevo enfoque motivacional neurolingüístico, con el fin de brindar educación para la salud a los enfermos y al público en general. Se inician con Autocontrol de la Diabetes, donde el Dr. González Aragón nos comparte en exclusiva sus métodos didácticos probados.
A la fecha existen alrededor de 14 millones de mexicanos que padecen diabetes y 12.5 millones que son prediabéticos; sin embargo, el Dr. González Aragón sabe a qué se refiere cuando menciona que “la diabetes no es una enfermedad mala, el malo es el paciente pobremente informado y su sistema de creencias equivocado” y nos comparte en exclusiva sus puntos de vista.

¿De qué se trata?
La gente está acostumbrada a ir a cursos en instituciones que se dedican a enseñar profesionalmente sobre la diabetes y la obesidad. Sin embargo, el mayor problema es que las personas a pesa

r de tener la información, no cambian sus malos hábitos, no hacen su dieta, ni siguen sus tratamientos como debe ser. Es decir, hay resultados, pero son muy magros. He tenido entrevistas donde me preguntan, “¿por qué la renuencia?, ¿por qué tanta dificultad para que la gente acepte la educación para la salud?” la respuesta está en nuestro sistema de creencias. Cada uno de nosotros tiene su propio credo. Para cada persona la salud un significado diferente que depende de los contextos religiosos, educacionales, culturales, tradicionales, etc. Explícale a una persona por qué son malas las garnachas y la comida chatarra y no te lo va a aceptar porque le gustan y es lo que quiere, aunque sepa que le perjudican. Por eso es que tanta gente no deja de fumar. Es en este sistema de creencias donde la motivación tiene que influir para lograr que la gente haga autoconciencia (“caerle el veinte”), lograr que diga “ya le entendí doctor, le juro que lo voy a hacer”.
En mi experiencia de diez años dando estos cursos (en el Auditorio del Centro Médico Nacional Siglo XXI) los resultados han sido extraordinarios. El público dice: “me trajeron a la fuerza, engañado por mis hijos”, pero ahora lo saludamos diciendo: “muchas gracias, me conmovió usted, me hizo entender, ya le prometí a mi familia que de aquí en adelante me voy a cuidar”.
Creo que existe un hueco en la educación, en el entretenimiento y en la cultura que debe llenarse y eso es lo que pretendo.

¿Creer es un asunto de voluntad?
Estamos acostumbrados a decir: “hay que ver, para creer”. Sin embargo, el cerebro es un órgano muy importante que regula nuestra conducta, sobre todo en la cuestión de salud y enfermedad, “creer es lo más importante para poder ver”.
El sistema de creencias, decía yo, va a ser determinante. Todos conocemos personas con enfermedades tan terribles como el cáncer, lupus, esclerosis múltiple… que han sido desahuciadas y que sin embargo han creído y el cerebro les ha escrito recetas para el cuerpo (…). Lo que tú creas es lo que será. Ahora está de moda el libro El Secreto, que habla sobre la famosa ley de la atracción; lo que tú determinas es lo que pasará: si haces cosas malas y tienes actitudes negativas vas a recibir algo proporcional (…). La cuestión de creer es fundamental y alguien debe darnos el liderazgo para saber en qué creer, porque hemos sido engañados y estamos rodeados de charlatanes que nos dicen: “vas a adelgazar bajar de peso con un gel” y realmente la gente ya no sabe en qué creer, y lo peor es que ya ni siquiera confía en su médico o le hace caso a uno derrotista que les dice: “usted ya no tiene remedio, no se va a aliviar, le quedan pocos días de vida”. Yo afirmo que la esperanza y la fe son las medicinas más valiosas que se han olvidado.

El miedo y baja autoestima son consecuencias, ¿cómo lidiar con ellas?
Vamos a suponer que a usted no le gustan los perros.
De repente le dicen “aquí tiene un perro, sabemos que no le gusta pero tiene que cuidarlo”. Usted tiene dos opciones: puede tenerlo descuidado y en el rincón más oscuro, darle mal de comer y lo maltrata a diario. Ese perro lo va a odiar, le ladrará y lo puede morder. Por otro lado, si acepta la situación –como la diabetes–, lo cuida y tratar bien, hace lo que le corresponde como debe ser, ese animal lo recibirá moviendo la colita e incluso lo defenderá y será su amigo.
Un diabético que cuida sus circunstancias, vive más tiempo y con una calidad de vida mucho mejor a la que hubiera tenido si no hubiera padecido la diabetes (…). En mis cursos se busca que la gente entienda que su enfermedad no es tan seria o grave si se toman las medidas correspondientes de educar motivando a las personas.

¿Cuál es la relación entre las ciencias tradicionales y la remisión espontanea?
La cuestión de la diabetes siempre se ha dejado como responsabilidad del médico y de las instituciones (…). Necesitamos que intervengan otro tipo de personajes: el psicólogo, el líder motivacional y personal sensibilizado en nutrición (…). ¿Por qué mucha gente se “alivia” con los hierberos, con los tecitos? Existen y todos los hemos visto o conocido. Se mejoran y llegan a curarse porque la gente les cree y les tiene fe, no sólo en casos de diabetes, ¡de cáncer! La medicina tiene que auxiliarse de recursos motivacionales enfocados a anclar en la mente del paciente que puede aliviarse solo, y estos recursos también sirven con los problemas de obesidad que tienen muchos fracasos en la medicina (…). Todo el problema está en el cerebro, en la mente, es un problema de actitud y creencia.
Esto es lo que hay que sembrar, anclar las instrucciones en el cerebro para que la gente lo haga como rutina, sin que se sienta obligado (…). Cuando se le anclan las instrucciones para controlar sus complicaciones, el paciente empieza a reaccionar, recuerde, el cerebro da mandatos para el cuerpo. Es la conexión mente-cuerpo.

Y ésta es la base de los seminarios “Creer en Salud”.

Mi objetivo es que los asistentes asuman su responsabilidad personal.

Origen de la Nota

قالب وردپرس

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *