La ‘conquista espiritual’ y la resistencia cultural indígena


Los misioneros que llegaron tras la conquista española, tuvieron que desarrollar su labor con gran paciencia. Su tarea de evangelización fue difícil, pues los indígenas se habían vuelto muy desconfiados, a causa de malos tratos e injusticias de los conquistadores españoles.

Para cambiar la forma de pensar y vivir de los indígenas, tuvieron que pasar varios años. Si bien los indios aprendieron el español y adoptaron la religión cristiana, los mezclaron con sus lenguas y sus antiguas creencias, como una forma de defensa o resistencia cultural. Los indígenas se las ingeniaban para adorar a sus antiguos dioses, ocultos bajo los templos cristianos, y hacían creer a los españoles que habían cambiado de religión. Este sincretismo o combinación de religiones, idiomas y aun costumbres, perdura hasta la fecha en algunas manifestaciones como las que ocurren el 12 de Diciembre de cada año, en el santuario de la Virgen de Guadalupe.
Poco a poco, los misioneros españoles llevaron a efecto la “conquista espiritual”, esto es, el trabajo no solo de evangelizar, sino también la enseñanza de algunas técnicas distintas de trabajo y una nueva manera de entender la vida. Los misioneros avanzaron en su objetivo cuando los indígenas se dieron cuenta de que eran defendidos y enseñados por ellos, a diferencia de los malos tratos que recibían de los encomenderos y soldados.
En 1522 llegó al Nuevo Mundo, denominado ya la Nueva España, una misión de doce frailes franciscanos, entre los que destacaron fray Juan de Tecto, fray Juan de Aora y fray Pedro de Gante.
Este último religioso sobresalió por su obra educativa. Además llegaron otros misioneros que realizaron una gran obra social, como fray Bartolomé de las Casas y Vasco de Quiroga. El primero se distinguió por su defensa de los indios contra los abusos de los españoles; el segundo, por la creación de los centros de trabajo y el impulso de las artes manuales.
Los misioneros crearon diversos métodos de enseñanza religiosa por medio de cantos, danzas y representaciones teatrales. Es decir, aprovecharon los recursos del teatro para difundir la cultura cristiana. Fundaron, además, escuelas para niños y adultos.
La conquista espiritual abarcó la preocupación de los frailes por dejar un testimonio de lo que fueron las antiguas culturas prehispánicas, por eso se dedicaron a escribir libros de relación e historias de todos los aspectos que conforman la vida de los indígenas.


Fuente: Supertareas 4, Fernández Editores.

https://cdn.ampproject.org/v0/amp-auto-ads-0.1.js

//pagead2.googlesyndication.com/pagead/js/adsbygoogle.js



Origen de la Nota

قالب وردپرس

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *