img

Manzanilla para acabar con el estrés


El té de manzanilla es tan popular entre los amantes de las infusiones porque posee propiedades antiinflamatorias y relajantes para el organismo, así como un delicado sabor y esa fragancia tan agradable al paladar.

Hay diversas maneras de preparar tan deliciosa bebida, recetas que han sido degustadas durante generaciones y hacen la diferencia en cualquier hogar:

Té latte de manzanilla

Ingredientes
2 tazas de leche
2 cdas. de té de manzanilla
5 clavos de olor (triturados)
1 ramita de canela
1 pizca de canela molida
2 cdtas. de extracto de vainilla

Preparación

En un cazo coloca la leche con la manzanilla, la ramita de canela y el clavo de olor.

Pon el recipiente a fuego medio-bajo durante 5 minutos.

Luego cuela la infusión hacia una prensa francesa y agrega la vainilla.

Mueve el émbolo de la prensa para que la bebida se espume.

Si no tienes prensa francesa, puedes colar el brebaje en una jarra corriente y usar un batidor manual para generar la espuma.

El té latte de manzanilla es una opción ideal para cuando desees tomar una bebida descafeinada que, al mismo tiempo, te relaje o sea calentita para los días de invierno.

Infusión de manzanilla y manzana

Ingredientes
2 cdas. de flores de manzanilla frescas
2 tazas de agua hirviendo
2 manzanas cortadas en rodajas finas
miel al gusto

Preparación
Enjuaga las flores con agua fría.

Calienta la tetera con un poco de agua hirviendo y luego escúrrela.

Agrega las rodajas de manzana y machácalas con una cuchara de madera.

Luego añade las flores de manzanilla y vierte encima las 2 tazas de agua hirviendo.

Coloca la tapa a la tetera y deja reposar durante 3-5 minutos.

Usando un colador, sirve en dos tazas.

Añade miel al gusto.

Te recomiendo beber la infusión de manzanilla y manzana después de la cena, ya que esta combinación favorece un estado de calma y relajación. Además, resulta un magnífico digestivo y puede servir como tónico para el hígado.

Infusión de manzanilla y jengibre

Ingredientes

2 tazas de agua
1 y ½ cda. de miel
½ cda. de jengibre fresco rallado
3 bolsitas de té de manzanilla

Preparación

En una cacerola coloca las tazas de agua y deja hervir.

Retira del fuego y agrega la miel, el jengibre y las bolsas de manzanilla.

Deja infusionar por 6 minutos.

Cuela la bebida con un tamiz muy fino y sirve en tazas apropiadas.

Con la infusión de manzanilla y jengibre se te puede quitar esa acidez tan incómoda que a veces sobreviene después de una comida muy especiada. Además, te ayudará con cualquier inflamación, náusea o problema estomacal.

Infusión de manzanilla con leche de almendra y canela

Ingredientes

2 tazas de agua
1 bolsita de té de manzanilla
2 cdas. de leche de almendra
1 pizca de canela molida
miel al gusto

Preparación

Hierve el agua y ponla sobre la bolsa de manzanilla en una jarra grande.

Deja reposar por unos cinco minutos y luego agrega la leche y la canela.

Endulza a tu gusto.

La infusión de manzanilla con leche de almendra y canela te ayudará a combatir un resfriado fuerte. Igual puedes beberla antes de irte a la cama o cuando tengas un poco de estrés. Es magnífica para relajarte.

Una buena salud te cambia la vida totalmente. Deja lo que estás haciendo y corre a prepararte una de estas sabrosas infusiones con manzanilla.



Origen de la Nota

قالب وردپرس

  • Facebook
  • Twitter
  • Google+
  • Linkedin
  • Pinterest