¿Tomar duchas frías ayuda a bajar de peso? Esta es la explicación de los expertos


Es probable que en algún momento de tu vida escucharas acerca de los beneficios de tomar una ducha fría, y que entre ellos estuviera la pérdida de peso.

A pesar de la promesa de conseguir el cuerpo de Chris Evans o Jennifer Lopez si nos duchamos diario de esa manera, nunca lo logramos. En realidad, la ciencia no ha comprobado que las duchas frías ayuden a quemar grasas a tal nivel.

Lo que ocurre es que en nuestro cuerpo tenemos un tejido adiposo (grasa) llamado grasas cafés, cuya función consiste en mantener una temperatura corporal estable.

De acuerdo con un estudio de la escuela de medicina en la Universidad de Cardiff, en Reino Unido, sí puedes quemar hasta 400 calorías al encontrarte en temperaturas bajas, como una ducha muy fría o en una zona montañosa nevada, porque tu cuerpo usará más grasas cafés.

El problema es que para realizar una quema de calorías como la del estudio se debe mantener un ambiente controlado y la exposición debe durar mucho tiempo, en algunos casos hasta días completos. Para el estudio, por ejemplo, se dejó a las personas en el frío por más de 10 días.

Esto quiere decir que requerirás un baño frío por horas para poder quemar una cantidad de calorías parecida. Con nuestro estilo de vida actual, podrías quemar más con 30 minutos de ejercicio.

Sin embargo, las duchas frías sí tienen algunos beneficios:

1 Mejor circulación

De acuerdo con un estudio de la escuela de medicina de la Universidad de Virginia, en Estados Unidos, el cuerpo se adaptará a los baños de agua fría si se realizan durante cinco minutos, como mínimo, y esto propicia que el ritmo cardíaco aumente y la sangre sea llevada a todo el cuerpo de manera efectiva.

2 Liberación de endorfinas

La misma investigación encontró que los baños fríos ayudan como terapia para combatir la depresión, pues tu cuerpo trata de contrarrestar el frío con endorfinas, las hormonas encargadas de hacerte sentir feliz.

3 Recuperación veloz

De acuerdo con el Instituto de Salud y Rehabilitación de la Universidad de Ulster, en Reino Unido, bañarte cinco minutos con agua fría te permitirá acelerar la recuperación muscular tras una sesión intensa de ejercicios, gracias a la mejora en irrigación de sangre a todo el cuerpo.



Origen de la Nota

قالب وردپرس

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *