Mujeres y emprendimiento

“Sin nosotras se para el mundo” es el lema que promovió y acompañó a toda una histórica marea de personas que, con motivo del Día Internacional de la Mujer, el 8 de marzo, salimos a la calle para reclamar una vez más  la igualdad plena, real y efectiva entre mujeres y hombres.

“Sin nosotras se para el mundo” es una expresión que como madres, hijas, trabajadoras, emprendedoras, consumidoras… como esa mitad de la humanidad que conforma, mantiene y mueve la sociedad, podemos extrapolar a todos los ámbitos de la vida.

Una mitad que sigue cargando con el peso de la desigualdad, la discriminación, la violencia y la falta de visibilidad; pero que a pesar de ello, cree, participa, reclama justicia y se empodera para lograr el derecho a posicionarse en igualdad de condiciones a su homónimo y dejar de sentirse ciudadanas de segunda.

El mercado laboral es un terreno en el que esta circunstancia se manifiesta de múltiples formas, desde la discriminación sectorial del trabajo o la precariedad de los sectores feminizados, hasta el techo de cristal, la brecha salarial, la falta de perspectiva de género en la prevención de riesgos laborales o el abuso sexual. Pero a día de hoy, y convencidas de que “sin nosotras se para el mundo”, es más que evidente que la mujer es imprescindible para mover y proyectar el motor de la economía y el mercado de trabajo en nuestra sociedad.

La participación de las mujeres en la economía es cada vez mayor y aunque sea de manera progresiva, un buen ejemplo de ello, son los datos que rescatamos del Informe Especial Global Entrepreneurship Monitor (GEM) sobre Emprendimiento Femenino; según el cual, el índice de mujeres emprendedoras ha aumentado un 10% en todo el mundo, en los últimos dos años, minimizando la diferencia de género un 5%. En España, esta brecha ha disminuido un 6,5% en el mismo período, mientras que en los últimos 10 años, lo ha hecho en un 36%.

El porcentaje de mujeres españolas emprendedoras, apenas supera el 30% y la representación de la mujer respecto al número de personas autónomas, se sitúa en un 34,5%. Sin embargo, los negocios creados por mujeres tienden a ser más resistentes a las dificultades, pese a encontrar mayores obstáculos a la hora de conseguir el crédito. Por otra parte, según el Ministerio de Sanidad, Servicios Sociales e Igualdad, en nuestro país, desde el inicio de la crisis, 9 de cada 10 personas autónomas que han dejado de serlo, han sido hombres.

Por tanto, cada vez hay más mujeres que deciden emprender y apostar por generar sus propias oportunidades laborales, contribuyendo ya no sólo a su integración sociolaboral, sino al beneficio socioeconómico y el desarrollo del núcleo donde instauran su negocio.

Desde el servicio de Asesoramiento al Autoempleo de la Fundación el Tranvía, y dentro del programa Incorpora de laCaixa del cual participa la entidad, somos conscientes de las dificultades que, a día de hoy, siguen encontrando las mujeres para trabajar por cuenta propia o montar su propio negocio. Por ello, uno de nuestros objetivos es facilitar ese camino que conduce a la igualdad de la ciudadanía y a la autonomía de la mujer. Desde que se inició el proyecto en el año 2016, hemos contribuido a la implantación de 19 empresas creadas por mujeres de un total de 35, un 54 % del total de negocios creados. Y en lo que llevamos de 2018, del total de 12, 6 han sido puestas en marcha por mujeres, un 50%. Así pues, si necesitas apoyo para poder poner en marcha tu idea de negocio, puedes ponerte en contacto con nosotros a través del 976 59 86 12, te atenderemos de manera totalmente gratuita.

Artículo elaborado por la Fundación El Tranvía

Origen de la Nota

قالب وردپرس

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *